Composición del hormigón proyectado

250
Proyectado de hormigón - WSDOT
Proyectado de hormigón - WSDOT

La composición del hormigón proyectado y su granulometría es simi­lar a la del hormigón convencional, aunque se limita el tama­ño máximo del árido (TMA) a 10 mm.

El uso de áridos de TMA superior a 10 mm permite reducir la dosificación de cemento y la retrac­ción hidráulica, pudiendo emplearse el hormigón como material estructural. Por ello, han ido apareciendo nuevos tipos de máquinas de proyectar que permiten el lanzamiento de mezclas con áridos de TMA de hasta 30 mm.

En la composición de la granulometría de la mezcla de hormigón a proyectar las relaciones árido/cemento deben variar entre 2 y 4. Ya que parte del árido rebota y escapa al chocar contra la superficie de soporte, el hormigón realmente colocado tendrá una relación árido/cemento entre 2 y 3,5, con lo que la mezcla queda enriquecida en cemento.

En el sistema de proyectado por vía seca, la humedad de los áridos debe estar comprendida entre el 4% y el 8% para un óptimo funcionamiento del equipo, ya que un mayor porcentaje de humedad puede taponar la manguera y producir hidrataciones antes de tiempo.

La cantidad de agua de la mezcla de hormigón se determina de forma práctica. Demasiada agua hace que el hormigón proyectado se descuelgue del soporte y , por el contrario, si empleamos poca agua no existirá adherencia entre la pasta de hormigón y la superficie que le sirve de soporte. Lo normal son relaciones agua/cemento entre 0,35 y 0,50, aunque algunos equipos trabajan con relaciones agua/cemento de sólo 0,28.

La relación agua/cemento del hormigón proyectado esté comprendida entre 1:3,5 y 1:4,5, obteniéndose resistencias a compresión a 28 días entre 20 y 50 N/mm2.

La arena empleada en la composición del hormigón debe tener la misma granulometría que la empleada en el hormigón convencional.

Cemento empleado en el hormigón proyectado

La dosificación normal de cemento oscila entre 300 y 375 kg/m3, aun­que hay casos en que se llega a dosificaciones de 500 kg/m3.

Para conseguir un hormigón con alta resistencia inicial se emplean cementos portland ARI o tipo III de la ASTM. Si el hormigón va a estar en contacto con terrenos o aguas con sulfatos deben emplearse cementos resistentes a los yesos.

No se suelen emplear aditivos, aunque el uso de ciertos aditivos es­peciales para este tipo de hormigones puede mejorar la mezcla y disminuir el rebote.

Un hormigón proyectado de tipo medio, con una dosificación de 350 kg/m3 de cemento en su composición, una rela­ción agua/cemento de 0,4, un tamaño máximo de árido (TMA) de 10 mm, una velocidad de proyección de 100 m/s y un rebote del 20%, alcanza resistencias a compresión a 28 días de 40 N/mm2.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here