Contaminación de aguas subterráneas

379

¿Cómo se contaminan las aguas subterráneas? La contaminación de acuíferos se produce por la introducción directa o indirecta de contaminantes en las aguas subterráneas como resultado de la actividad humana.

La ley de Aguas define la contaminación de aguas subterráneas como la acción y el efecto de la introducción de materias o formas de energía, o la inducción de condiciones en el agua que, directa o indirectamente, impliquen una alteración perjudicial de su calidad en relación con los usos posteriores, con la salud humana, o con los ecosistemas acuáticos o terrestres directamente asociados a los acuáticos ; causen daños a los bienes ; y deterioren o dificulten el disfrute y los usos del medio ambiente.

Se entiende como buen estado para las aguas subterráneas el buen estado químico y el buen estado cuantitativo (disponibilidad).

Las aguas subterráneas representan un recurso natural de gran valor estratégico. Su protección con el fin de evitar su deterioro es de especial importancia tanto para el mantenimiento de los ecosistemas acuáticos que dependen de ellas como para el abastecimiento de agua potable para consumo humano.

También la sobreexplotación de los acuíferos provoca su contaminación, especialmente en las cercanías de basureros, zonas industriales y explotaciones agrícolas (que producen contaminación por nitratos).

Otro efecto de la sobreexplotación de un acuífero es la variación de esfuerzos dentro del suelo. Algunos expertos piensan que los efectos del terremoto de Lorca de 2011 fueron agravados por la sobreexplotación del acuífero de Guadalentín, cercano a una de las fallas más activas de España, la falla de Alhama. El descenso de 250 metros del nivel del agua subterránea en el plazo de 50 años provocó un cambio en los esfuerzos actuantes sobre la falla.

La fractura hidráulica es una polémica técnica para la extracción de gas cautivo en el suelo que plantea serios interrogantes entre los que está la posibilidad de que puedan contaminar los acuíferos subterráneos.

La conexión de los acuíferos con el resto de la cuenca se produce en sus áreas de recarga y áreas de descarga. El área de recarga de los acuíferos está formada por aquellas zonas por donde el agua entra en el suelo y percola hasta la zona saturada. Estas zonas se caracterizan por unas buenas condiciones de infiltración y drenaje interno.

Por su parte, el área de descarga de los acuíferos comprende las zonas donde la topografía del terreno corta a las zonas saturadas, dando lugar al afloramiento del agua almacenada, y corresponden a zonas bajas, vaguadas o depresiones, o valles fluviales.

Se considera que un acuífero está sobreexplotado cuando la cantidad de agua que sale de él es mayor a la recarga natural. Si el nivel del acuífero, por estar sobreexplotado, está situado por debajo del nivel de recarga, el agua contaminada procedente de otros lugares puede ir rellenando el acuífero provocando que éste se vaya contaminando por completo.

La recarga artificial de acuíferos consiste en la introducción forzada, no natural, de agua en un acuífero con el fin de aumentar la disponibilidad y mejorar la calidad del agua subterránea. El Instituto IMDEA Agua, la Universidad Rey Juan Carlos y la Fundación Centro de las Nuevas Tecnologías del Agua estudian la aplicación de barreras permeables reactivas horizontales en la recarga de acuíferos con aguas residuales regeneradas como una posible medida para combatir la escasez hídrica.

Las tendencias en las concentraciones de contaminantes de origen no puntual en pozos, manantiales y arroyos están relacionadas con la historia de contaminación en la recarga de agua subterránea y la distribución por edades en la descarga.

GAMACTT: Groundwater Age Mixtures and Contaminant Trends Tool (Version 1) es una herramienta educativa que ilustra los efectos de la edad del agua subterránea en la evolución de los contaminantes en los pozos. Esta herramienta web interactiva puede usarse para explorar los efectos de las propiedades básicas del acuífero (espesor saturado, porosidad y tasa de recarga) y distintas configuraciones de pozo en la descarga de aguas subterráneas y en las tendencias de contaminantes en diferentes escenarios de entrada de contaminantes de fuentes no puntuales.

Más información:

Real Decreto 1514/2009, de 2 de octubre, por el que se regula la protección de las aguas subterráneas contra la contaminación y el deterioro tiene como objetivos prevenir o limitar la contaminación de las aguas subterráneas y establecer los criterios y los procedimientos para evaluar su estado químico,

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here