El fracking sigue produciendo “fracturas”

128
fracking en España

El fracking o fractura hidráulica es una técnica que, por medio de la inyección a gran presión de agua, arena y aditivos químicos en las formaciones de rocas de esquisto del subsuelo profundo, es susceptible de ser utilizada para la extracción de gas natural o no convencional.

Esta técnica está regulada en España en la Ley 34/1998, de 7 de octubre, del sector de hidrocarburos.

Las primeras “fracturas” en España

Amparándose en el principio de acción preventiva y en el principio de cautela, La Rioja fue una de las primeras comunidades autónomas en prohibir en su territorio la técnica de la fractura hidráulica como técnica de investigación y extracción de gas no convencional.

Recientemente, sin embargo, la Ley de La Rioja 7/2013, de 21 de junio, que regulaba esta prohibición, fue declarada inconstitucional por el Tribunal Supremo y, por consiguiente, anulada.

La Ley de Cantabria 1/2013, de 15 de abril, que regulaba, en términos muy semejantes a los de la ley riojana, la prohibición general en el territorio de la Comunidad Autónoma de Cantabria del uso de la técnica de la fractura hidráulica para la investigación y extracción de gas no convencional corrió la misma suerte, y también fue declarada inconstitucional y anulada.

Los interrogantes que plantea la fractura hidráulica

Actualmente, la fractura hidráulica, como técnica para la extracción de gas cautivo, plantea serios interrogantes desde los puntos de vista de la salud y de la protección medioambiental, fundamentalmente por la posibilidad de que puedan contaminarse los acuíferos subterráneos.

Los riesgos de esta técnica para el medio ambiente y las personas son altos, según puso de manifiesto el informe del Parlamento Europeo «Repercusiones de la extracción de gas y petróleo de esquisto en el medio ambiente y la salud humana» (junio 2011), que fue completado con el informe «Contribución a la identificación de posibles riesgos ambientales y para la salud humana derivados de las operaciones de extracción de hidrocarburos mediante fractura hidráulica en Europa» de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea (agosto de 2012).

Aquel informe contemplaba el principio de precaución relacionándolo con los objetivos de la Directiva 2000/60 CE del Parlamento Europeo y del Consejo (Directiva Marco del Agua), encargada de velar por el buen estado de las aguas superficiales y subterráneas, de evitar su deterioro y de promover su recuperación en aquellos lugares en donde ya esté dañada.

Sin embargo, parece que la preocupación de la UE ha ido disminuyendo desde entonces… (ver: Fractura hidráulica (fracking) o cómo lavarse las manos según la UE).

Más información:

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here