Hormigón autocompactante (HAC)

164
Hormigon autocompactante hac
Hormigón autocompactante en anclajes de puente de Akashi Kaykio (Japón)

Un hormigón autocompactante (HAC) es aquel que, con un estricto control de la dosificación de la mezcla y el empleo de aditivos superplastificantes, es capaz de compactarse por la acción de su propio peso (autocompactabilidad).

El hormigón autocompactante rellena el encofrado y pasa entre las barras de la armadura sin ser necesario ningún otro método de compactación.

Con respecto a la dosificación del hormigón estructural convencional, el hormigón autocompactante se caracteriza por un menor contenido de gruesos, un mayor contenido de finos minerales y, en general, un menor tamaño máximo de árido (TMA). El TMA se limita a 25 mm en el caso del hormigón autocompactante.

Además del aditivo superplastificante, a veces se añade un aditivo modulador de la viscosidad para hacer la mezcla menos sensible a los efectos de la variación del contenido de humedad, el contenido de finos o la distribución granulométrica.

Por su fluidez, el hormigón autocompactante está especialmente indicado allí donde no es posible el vibrado o este es difícil, ya sea por tratarse de elementos con alta densidad de armado, elementos de pequeño espesor o allí donde sea difícil acceder al punto de hormigonado.

 

El precio del hormigón autocompactante dependerá del uso al que esté destinado (elementos horizontales, elementos verticales, cimentaciones, elementos vistos en uso arquitectónico), la clase de exposición, si se añaden fibras o no y la resistencia requerida, pero suele oscilar entre 80 y 140 euros/m3.

También se emplea en los casos en que se requiere un buen acabado de la superficie, como es el caso de los elementos de hormigón prefabricado o en fachadas de hormigón arquitectónico. En obra civil, el hormigón autocompactante se emplea en puentes, en el hormigón proyectado para revestimiento de túneles y en vigas pretensadas, entre otros.

Docilidad del hormigón autocompactante

La docilidad de un hormigón autocompactante en estado fresco no puede ser evaluada mediante su asiento en el cono de Abrams, como es habitual en el caso de hormigones convencionales sino que es caracterizada a través de métodos de ensayo específicos que permiten evaluar sus prestaciones en términos

  • de fluidez (ensayos de escurrimiento o de ensayos de escurrimiento en embudo en V);
  • de resistencia al bloqueo (ensayos del escurrimiento con anillo Japonés y ensayos de la caja en L
  • y de resistencia a la segregación.

La evaluación de la resistencia a segregación se realiza de forma de indirecta (cualitativa) a través de la observación del aspecto visual del hormigón. El resto de métodos son métodos directos (cuantitativos)

La norma ASTM C 1610/C 1610M Test Method for Static Segregation of Self-Consolidating Concrete Using Column Technique (Método de Prueba para la Segregación Estática del Concreto Autocompactable usando la Técnica de Columna) permite medir la estabilidad del hormigón autocompactable proporcionando un procedimiento para determinar su segregación estática potencial.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here