Prevención de la legionelosis

98
Imagen: cdc.gov

Las medidas de prevención de la legionelosis (o enfermedad del legionario) responden a dos principios generales:

– La eliminación o reducción de zonas sucias
– Evitar las condiciones favorables al desarrollo de la bacteria de la legionella, controlando la temperatura del agua y desinfectándola continuamente.

Las medidas específicas de prevención de la legionelosis en las instalaciones se describen en el R.D. 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis.

Las medidas descritas se aplican a las instalaciones interiores de agua para el consumo humano, las torres de refrigeración y sistemas análogos, y en los equipos de terapia respiratoria.

El Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis, clasifica las instalaciones de riesgo según su grado de probabilidad de proliferación de la legionella en dos grupos. Las instalaciones con mayor grado de probabilidad comprenden las torres de refrigeración, las centrales humidificadoras, los condensadores evaporativos, y los sistemas de agua caliente sanitaria (ACS).

Recomendaciones para la Prevención y Control de la Legionelosis es una publicación del Ministerio de Sanidad y Consumo que tiene el objetivo de facilitar la adopción de medidas al personal implicado en la instalación, inspección, mantenimiento y tratamiento sanitario de aquellas instalaciones susceptibles de transmitir la legionelosis.

GUIA PARA LA PREVENCION DE LEGIONELOSIS  
MIGUEL SABRIA
 

En esta guía para la prevención de la legionelosis se dan a conocer aspectos básicos de la enfermedad del legionario, el ámbito normativo vigente para la prevención y control de la legionelosis, y las bases para la elaboración de planes de autocontrol en las instalaciones de riesgo. Se proponen asimismo esquemas sobre programas de mantenimiento, y se señalan los principales métodos de desinfección y la interpretación de los datos del laboratorio, así como las consecuencias mediáticas e implicaciones legales correspondientes para los responsables de las instalaciones de riesgo.Las recomendaciones señaladas en esta guía están basadas fundamentalmente en el Real Decreto 865/2003, de 4 de julio. GUIA PARA LA PREVENCION DE LEGIONELOSIS | MIGUEL SABRIA

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here