Protección de la madera contra agentes bióticos

112
Cómo proteger la madera exterior de la intemperie

La protección de la madera estructural tiene como objetivo reducir la posibilidad de sufrir ataques por parte de agentes bióticos, como hongos, bacterias e insectos, como la carcoma o las termitas.

El tipo de protección de la madera exigido por el Código Técnico, en su Documento Básico SE-M Seguridad Estructural Madera, es función de la clase de riesgo biológico del elemento estructural de que se trate.

La clase de riesgo está relacionada con la probabilidad de que un elemento estructural sufra ataques por agentes bióticos y, principalmente es función del grado de humedad que llegue a alcanzar el elemento, una vez en servicio.

Las clases de riesgo de un elemento estructural de madera, según el DB SE-M Seguridad Estructural Madera, son:

  • Clase de riesgo 1: el elemento estructural está bajo cubierta protegido de la intemperie y no expuesto a la humedad. En estas condiciones la madera maciza tiene un contenido de humedad menor que el 20%. Ejemplos: elementos estructurales en general que no estén próximos a fuentes de humedad, estructuras en el interior de edificios. Según la tabla 3.2 del DB SE-M Seguridad Estructural Madera, no hay que proteger los elementos de madera incluidos en la clase de riesgo 1 frente al ataque de agentes bióticos.
  • Clase de riesgo 2: el elemento estructural está bajo cubierta y protegido de la intemperie pero puede darse ocasionalmente un contenido de humedad mayor que el 20 %, en parte o en la totalidad del elemento estructural. Ejemplos: estructura de piscinas cubiertas donde se mantiene una humedad ambiental elevada con condensaciones ocasionales y elementos estructurales cercanos a conductos de agua.
  • Clase de riesgo 3: el elemento estructural se encuentra al descubierto, en el exterior, sin estar en contacto con el suelo y sometido a una humidificación frecuente, superando el contenido de humedad el 20%. Ejemplos: puentes de tráfico peatonal o rodado y pérgolas.
  • Clase de riesgo 4: el elemento estructural está en contacto con el suelo o con agua dulce y expuesto por tanto a una humidificación en la que supera permanentemente el contenido de humedad del 20%. Ejemplos: construcciones en agua dulce, pilares en contacto directo con el suelo, pilotes de madera.
  • Clase de riesgo 5: el elemento estructural está en permanente contacto con agua salada, manteniendo el contenido de humedad de la madera mayor que el 20 %, permanentemente. Ejemplo: construcciones en agua salada, muelles.

El contenido de humedad de la madera se define como la relación entre la cantidad de agua y el peso seco o anhidro de la madera, expresado en (%). Una vez determinada la clase de riesgo de un elemento estructural de madera, elegiremos el tipo de protección adecuado o, en su caso, exigido frente al ataque de agentes bióticos.

Si la clase de riesgo es igual o superior a 3, los elementos estructurales de madera deberán estar protegidos además frente a los agentes meteorológicos.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here